5. Brinda retroalimentación valiosa

Existen diversas formas para asegurarte que la retroalimentación que ofreces al emprendedor sea efectiva. Este artículo busca brindar información tanto para los mentores que inician y desean perfeccionar sus habilidades en este tema, como para mentores con más experiencia que podrían beneficiarse de una actualización.

Fundamentos de una Mentoría sólida

El primer paso para la construcción de cualquier relación de Mentoría es el establecimiento de confianza y entendimiento mutuo. Estamos seguros de que conocer más sobre el negocio y los retos del emprendedor, puede traer enormes beneficios para la relación, pero conviene guiar estas preguntas y la conversación en su conjunto hacia las metas y motivaciones más profundas del emprendedor: ¿Por qué necesitan un mentor? ¿Qué esperan lograr a través de su trabajo en conjunto? ¿Cómo imaginan el éxito? Estas preguntas te permitirán saber de dónde vienen y en dónde puedes agregar el máximo valor. Después de algunas reuniones, el emprendedor y tú deben haber establecido un conjunto de objetivos. Si no está claro lo que esperan lograr, será fácil distraerse, y olvidar por qué están trabajando en conjunto. Revisar los objetivos alcanzados, será un recordatorio de lo que han sido capaces de alcanzar y podrá funcionar como una base para nuevos objetivos.

Entregables

Brindar mentoría es más un arte que una ciencia. Se han realizado diferentes investigaciones al respecto. Queremos compartirte nuestro resumen favorito de estas investigaciones, que es el artículo de Harvard Business Review: “The Art of Giving and Receiving Advice”. Sin importar que tanta experiencia tengamos en nuestra área de especialidad, siempre podemos mejorar nuestra habilidad para comunicar. La única manera de convertirse en un experto es practicando. Descubrirás que cada relación tiene su propia magia y particularidades, así que no trates de forzar todas las vinculaciones yendo por el mismo camino. Sin embargo, practica conscientemente estas habilidades y te volverás un experto en apoyar a otros.

Inicia con un diálogo real.  Una trampa común es iniciar una cadena interminable de correos en la que ninguna de las dos partes se sienten realmente escuchados. Aunque pueda parecer anticuado, una conversación en persona (o conversación por teléfono o medios digitales ej. Skype) es aún, la mejor forma de entender al emprendedor y que te entienda a ti. Evita dar retroalimentación o consejos detallados por un medio poco interactivo como correo electrónico antes de entender completamente al emprendedor. Establece una hora para conocerse y platicar, de esa manera tendrán una conversación más dinámica entre las dos partes. Otro de los beneficios, es que podrás dar seguimiento inmediato a puntos que no queden muy claros, así como tener una percepción de la personalidad del emprendedor.

Comunícate frecuentemente.  Los consejos y la retroalimentación son procesos continuos. No esperes mucho tiempo entre conversaciones -el emprendedor puede terminar desperdiciando mucho tiempo y esfuerzo sin un seguimiento constante para revisar si está trabajando en el camino correcto. El emprendedor tendrá mejor oportunidad de corregir y mejorar, si la retroalimentación se da inmediatamente al finalizar una tarea, cuando todavía está fresco en la mente.

Celebra las victorias  Reconocer lo que el emprendedor ha hecho bien puede ayudar a mantener la moral alta, pero más importante, les dará posibilidad de repetir comportamientos/trabajos efectivos y aplicarlo a nuevos contextos.

Se claro sobre el razonamiento detrás de tu retroalimentación. Muchas veces, el proceso de razonamiento que utilizaste para llegar a las recomendaciones puede ser más valioso que las mismas recomendaciones, ya que el emprendedor podrá repetir este proceso cuando se enfrente a nuevos retos. Del mismo modo, tal vez no sea obvio por qué consideras que cierto curso de acción es una buena idea, y explorar qué te llevo allí puede resultar en un mayor entendimiento que más fácilmente culminará en una acción.

Utiliza “storytelling” (cuenta historias). Usar ejemplos que ilustren tus propias experiencias personales demuestra que has pasado por la misma situación. Del mismo modo, ayuda al emprendedor a visualizar cómo pueden atacar sus problemas, considerando reacciones y experiencias de tu propio acercamiento, pero al final escogiendo su propio camino.

Pide retroalimentación a cambio. ¿Cómo puedes saber si tus consejos están siendo de utilidad para el emprendedor? Pregunta. Tal vez habrá ocasiones donde sientas que tus consejos no están siendo escuchados - así que no esperes a que esto suceda. Pregunta con anticipación y constantemente si tus contribuciones están siendo de valor y en dado caso cómo pueden mejorar. Esto hará que tu tiempo y el del emprendedor sean más productivos y eficientes, asimismo, ayudará a mejorar la vinculación y relación a futuro.

Las sutilezas y etiqueta de la Mentoría.

La forma en cómo te acercas a ofrecer consejos puede ser tan importante como los consejos en sí mismos. Las personas suelen escuchar sólo lo que están dispuestas a escuchar, así que si los consejos y retroalimentación se dan en el tiempo equivocado o en un tono inapropiado, no influenciarán directamente el comportamiento. Mientras que puede ser muy gratificante compartir conocimiento, al final puedes ayudar más a otros teniendo un rol de largo plazo, y desarrollando su habilidad para resolver problemas. Realiza preguntas que permitan ahondar en el tema y guiar al emprendedor hacia sus propias revelaciones. Si puedes ayudarles a alcanzar sus propias conclusiones, el final de la lección puede tener mayor poder que si sólo les hubieras respondido la pregunta.

Sé humilde.Tus críticas no deben expresarse como verdad absoluta. Si bien tu conocimiento está respaldado por la experiencia, es probable que no estés al tanto del contexto que ocasiona que el emprendedor tome determinadas decisiones. No te sientas ofendido si el emprendedor no implementa tus consejos completamente o de inmediato. Sus decisiones están basadas en una compleja seria de factores (siendo tus consejos sólo uno de ellos). Acepta que tus consejos son una línea de acción más dentro de diversas fuentes de conocimiento que el emprendedor está utilizando para avanzar hacia sus objetivos. Por encima de todo, debes entender tu acercamiento como Mentor como un proceso continuo. La retroalimentación no es una simple actividad de reuniones, ya sea que des consejo por medio de correo electrónico o por medio de conversaciones regulares, busca formas de motivar el desarrollo y mejoramiento del emprendedor.