2. Clarifica tus metas

Establecer metas claras es clave para descubrir qué deseas alcanzar en tu relación de mentoría. Es un paso crítico para definir el plan de trabajo con tu mentor y saber hacia dónde debes encaminar tus esfuerzos.

Para ayudarte a iniciar, te damos seis sugerencias diseñadas para preparar tus metas durante las primeras conversaciones.

1) Clarifica qué deseas alcanzar.

Pregúntate cuál es el cuello de botella que está impidiendo que tu negocio crezca. La respuesta a esta pregunta puede ayudarte a saber cuál es el problema central, y será una pieza clave de información para que tú y tu mentor construyan metas relacionadas.

De entrada podrías pensar “No estoy vendiendo lo suficiente”, pero eso sólo habla de un resultado y no de una causa de raíz. Asegúrate de profundizar en el tema y tener una respuesta más específica, como “No estoy atrayendo suficientes clientes para alcanzar la rentabilidad”.

Una respuesta enfocada como esta articula claramente cuál es tu objetivo, y facilitará a ti y a tu mentor identificar metas apropiadas – en este caso, atraer más clientes e incrementar la rentabilidad.

2) Asegúrate de que tus metas sean realistas

Siguiente, es importante evaluar si tus metas son alcanzables considerando las circunstancias en que te encuentras.

Pregúntate lo siguiente:

  • ¿Tienes el tiempo y recursos suficientes para alcanzar esta meta?
  • ¿ Estarás completamente dedicado a alcanzar esta meta?
  • ¿Eres conciente de los sacrificios que puede requerir trabajar sobre esta meta?, ¿Estás dispuesto a hacerlos?

Basado en estas respuestas, piensa críticamente sobre si tu meta es realista o no. Este es un gran tema para hablar con tu mentor, y su experiencia de negocios te puede ayudar a reflexionar sobre la viabilidad de tu meta.

3) Determina indicadores para el éxito

Ahora que has establecido tus metas, es importante qué definas qué significa el éxito para ti. Piensa en indicadores muy específicos que muestren que estás alcanzando resultados –ejemplo: margen de ganancias o número de nuevos clientes por mes.

Comparte esta información con tu mentor. Trabajen juntos para establecer objetivos numéricos para cada indicador de éxito, por ejemplo, incrementar la actividad de venta diaria en un 30% y atraer a 10 nuevos clientes.

4) Establece un cronograma de trabajo.

Ahora que has definido tus metas, indicadores y objetivos específicos, es tiempo de que pienses en cuánto tiempo planeas lograrlo. Tal vez ya tengas una fecha límite en mente, pero recuerda trabajar con tu mentor para asegurarte de que es realista.

Comienza preguntándote lo siguiente:

  • ¿Cuándo estarás preparado para iniciar este proyecto?
  • ¿Cuánto tiempo puedes comprometer a tu meta cada día, semana y mes?

Con base en estas respuestas trabaja con tu mentor para asignar una fecha a los objetivos numéricos que estableciste- por ejemplo, contar con 10 clientes nuevos en el siguiente cuatrimestre o incrementar las ventas diarias en los siguientes 6 meses. Asegúrate que estableciste una línea del tiempo realista para el objetivo (suficientemente larga para alcanzarlo y suficientemente corta para mantenerte motivado).

5) Define estrategias y dibuja tu camino hacia el éxito

En este momento, ya cuentas con objetivos específicos y una línea del tiempo, ahora es importante que trabajes con tu mentor en pasos accionables que te permitan alcanzar la meta. Esta es un área donde el consejo de tu mentor es invaluable, ya que seguramente tendrá ideas que tú no habías considerado.

Trabajen en equipo para determinar la estratégica. Por ejemplo, si tu meta es atraer nuevos clientes podrían incluir:

  • Involucrar a una firma de RP
  • Lanzar una campaña de marketing digital para incrementar el número de clientes potenciales que visitan tu sitio
  • Desarrollar un programa de incentivos para clientes referidos

Una vez que tú y tu mentor acuerden la estrategia, realicen un calendario para las tareas. Establezcan pequeñas metas por día, semana o mes – por ejemplo “Lanzar el fb de mi compaña al final de la siguiente semana” o “ Contratar una firma de PR al final del mes”. Estas pequeñas mini metas te ayudarán a mantener el rumbo para alcanzar tu meta final.

6) Da seguimiento constante a tu plan.

Una vez que delimiten el plan, da seguimiento utilizando los indicadores que estableciste con tu mentor. Ver qué tan cerca o lejos estás de la meta puede motivarte o impulsarte más. Esto te mantendrá en el camino para alcanzar tus metas.

Establecer metas puede ser complejo, pero seguir estas mejores prácticas te permitirá tener una reunión productiva y enfocada con tu mentor. Intenta trabajar en estos ejercicios previamente, para que puedas estar preparado y aprovechar al máximo su tiempo. Tu relación de mentoría es única, así que siéntete en confianza de sugerir o utilizar el sistema de establecimiento de metas que mejor funcione para ti.

Comparte tu visión y necesidades